La vida es un regalo, si, pero como muchos, envenenado. Lo bueno es saberlo y disfrutarla.

Alegoría Bobarina a Elvis Rythmics. La estrella de muchos

Alegoría Bobarina a Elvis Rythmics. La estrella de muchos

Responder un post que habla sobre dos muertes recientes -una de ellas cercana- y hacerlo con el tinte de humor que se espera de Clorata es mucho esperar. La relación que tiene Clorata con la muerte es la misma que tiene con la vida, porque son parte de lo mismo. La muerte es un mismo destino que todos compartimos y a todos nos iguala, como debería igualarnos la vida. Todo es susceptible al humor excepto el dolor ajeno y el duelo. El duelo, es una cosa muy seria, batirse en duelo con uno mismo y buscar la manera de que la ausencia no se convierta en tristeza, mantener el recuerdo y la herencia que nos dejan sin que te arrastre la continua melancolía, sin terminar en los bares buscando desconectar los cables cognitivos entre espumas breves…es otra empresa más en la que estamos solos.

Qué no hacer en un duelo (por si se le había ocurrido) :

No coloque usted un retrato del fallecido sobre un caballete con ruedas. A continuación no ingiera todas las bebidas destiladas de casa. No ponga la canción que le recuerde a la persona fallecida y baile con el caballete por el salón porque en un traspiés éste se vencerá sobre usted derribándole, se despertará en el suelo golpeado por el primera rayo de sol de la mañana y con una mole de madera encima nada atractiva acompañado de una resaca de mil pares de demonios, para terminar, la casera no le devolverá la fianza por haberle rayado el suelo. Moraleja: Añadir más dolor al duelo no funciona; no se maltraten.

Jorge por Clorata de Potasa

Jorge por Clorata de Potasa

El primer careo desgarrador que tuve con la muerte coincidió con mi separación, Fernando Cossío, Ferdi, mi mejor amigo y mayor apoyo se fue y es egoísta pensar que lo hizo en el momento que más lo necesitaba, porque al que se le terminó la vida y la posibilidad de acertar o equivocarse fue a él. Años después conocí a Jorge Berlanga, el que ha sido el amor de mi vida, mi amigo, mi maestro, mi fuerza, mi marido; fueron nueve años de alegría, admiración y lucha. Los últimos años la lucha fue contra una enfermedad, pero tuve el apoyo incondicional de mi abuela Guillermina que me acogió aquél año en su casa – ahora también ausente- mis hermanos Carla y Jaime y algunos buenos amigos, como Elvis Rythmics, un ángel exterminador de penas que alumbraba mis fuerzas con la suya toreando el dolor con su radiación positiva, nos dejaron ambos. ¿Quieren humor? Pues cuídense de ser mi amigo, porque comienzo a pensar que soy gafe.

Me bajo al bar a brindar con ellos.

Ánimo Carla siempre estaré a tu lado. Donde hay un muerto hay tesoros escondidos y es deber de los que quedan, el sacarles brillo.

Les dejo un relato fechado hace unos meses.

Dos años sin Jorge buscando un rumbo.

Clorata y Jorge.2010

Clorata y Jorge.2010

Estoy en la cama, no puedo mover el cuerpo ni abrir los ojos. Mi cerebro manda la señal -Abre los putos ojos- pero mi cuerpo no responde. Han pasado dos años desde que falleció, desde entonces no importa lo que haga porque sigo sin poder soportarlo, mi cerebro no responde, no me lo creo. He vivido siempre al límite, me gusta el riesgo, descubrir y aprender cada día algo, pero después de Jorge todo ha perdido color aunque insista en tintarlo. No puedo moverme, es como una mala resaca ni siquiera recuerdo cómo he vuelto a casa ¿Estoy en casa? Alguien se acerca. Oigo una voz, parece la de Jorge. ¡Joder! Es Jorge, está bromeando con su amiga May; se unen más risas, Javier, Germán, Carla. Ahí fuera todo parece ir bien.- Abre los putos ojos- pero mi cuerpo no responde. Entra en la habitación alguien cuya presencia hace callar al resto.

–     Parece que hay actividad cerebral , le hemos retirado la respiración asistida- sin duda es un médico.

¿Actividad cerebral? ¿Se refiere a mi? Encima tendré que alegrarme ¡Pero si no puedo moverme!

Esa misma tarde desperté en la cama de un hospital. Llevaba tres años en coma, todo había sido una pesadilla, Jorge había superado el cáncer durante mi ausencia. Esa noche durmió a mi lado como yo solía hacer cuando él estaba ingresado, descansé sobre su pecho con esa felicidad que te impide conciliar el sueño en el deseo de prolongar el momento. Jorge vive, ha sido una puñetera pesadilla. ¿A quién se le ocurre tener una pesadilla de tres años durante un coma? ¿Y todo lo que he vivido este tiempo? Era un sueño. La muerte de Jorge, las personas que he conocido, los que te ayudan, los que se aprovechan de tu estado, los problemas económicos, las alegrías, las reuniones con los profesores del colegio del niño, todo era producto de mi imaginación, por eso siempre llevaba una máscara, un sombrero, un detalle carroliano que apuntaba a que todo era un sueño. Jorge vive y estoy durmiendo sobre su pecho.

Jorge por Clorarta de Potasa

Jorge por Clorarta de Potasa

Oigo cantar a los pájaros, está amaneciendo; temo abrir los ojos. De nuevo el cuerpo no responde pero esta vez colapsado por el temor – Abre los putos ojos- y los abro. Estoy en mi dormitorio y Jorge murió hace dos años.

Sufro esta pesadilla de vez en cuando recuperando a Jorge de la única manera que mi imaginación ha podido idear, me regalo vida para volverla a perder al despertar. Volver a sentir el dolor de perderlo una y otra vez me compensa tras dormir una noche a su lado.

Para perderte, como la vida, era necesario haberte tenido.

•     Vivamos con buen humor para soportar esta broma que es la vida, un frenesí, una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien espequeño; que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son.

Dedicado a todos los verdaderos amigos que dan sin esperar nada a cambio.

Clorata de Potasa.

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “La vida es un regalo, si, pero como muchos, envenenado. Lo bueno es saberlo y disfrutarla.

  1. Hola,
    Hoy hace cinco años que perdí a mi compañero, amigo marido, cómplice, todo. Éramos jovenes y los niños pequeños.
    Me quedo con tu frase: Para perderte, como la vida, era necesario haberte tenido

    Me gusta

  2. Estimada Anna, comparto tu dolor. Eso es lo que nos queda, la herencia es todo lo que hemos tenido y sigue con nosotros, yo crecía a su lado y mil veces le veo en mi, en cosas que hago y aprendí de ellos. Hay que sonreír a la vida y más si hay niños a los que seguir heredando. Muuuuuuua

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s