Pontevedra

(*Este post está dedicado a mi amiga Marisa, por los buenos y malos momentos que hemos pasado juntas)

Su centro histórico y monumental es el segundo más importante de Galicia después de Santiago. Parece que ya hubo en ella asentamientos antes de la época de los romanos. Pero el nombre de Pontevedra deriva del latín, Puente Viejo. Un puente romano que ya en el siglo XII se encontraba en ruinas. Pero fue a partir de esa época, con la construcción de nuevos puentes y caminos cuando la ciudad se reactiva económicamente, alcanzando gran auge durante el siglo XV hasta convertirse en el principal puerto de Galicia. La nao Santa María fue construída en Pontevedra pero a partir del siglo XVII cae en decadencia, resurgiendo de nuevo en el XIX y  referente cultural y artístico de toda España gracias a Castelao y a Valle-Inclán.

Es la única población gallega que aumenta en número de habitantes. Por algo será.

El paseante no se cansa de mirar a un lado, a otro. Detalles por cualquier parte. Blasones, flores, soportales que hacen la vida bajo la lluvia incluso apetecible.

IMG_6379

La Peregrina. Patrona de la ciudad, estilo barroco neoclásico del XVIII y cuya planta emula la concha de vieira. Símbolo del Camino de Santiago y en su fachada, La Virgen, San José y Santiago Apostol vestidos de peregrinos…

La PeregrinaBella de día, imponente de noche.

La Peregrina iluminadaResplandeciente en la lejanía.

IMG_6385El Convento y la Iglesia de San Francisco. Se encuentra en la Plaza de la Herrería. Su fachada es románica pero sufrió muchos cambios a lo largo de su historia. La fundación del convento se le atribuye a San Francisco de Asís cuando peregrinó en 1214 a la tumba del Apostol.

Convento e Iglesia de San Francisco

Convento de San FranciscoRuinas de Santo Domingo. Es el edificio o lo que queda de él, más antiguo de Pontevedra. Fundado por los dominicos en el siglo XII su construcción no terminó hasta el XIII. De la antigua iglesia solo se conserva la fachada y sus cinco ábsides. Está declarada Monumento Nacional.

Ruinas de Santo DomingoBasílica de Santa María La Mayor. Construida en el siglo XV sobre una iglesia románica. Su fachada es plateresca del XVI.

Basílica de Santa María la Mayor

Las plazas de Pontevedra, continúan siendo epicentro de la sociedad. Lugares de encuentro y de reunión.

Mi favorita, la Plaza de la Leña. Su cruceiro central, soportales, casas típicas de granito, balcones..

plaza de la Leña

Aquí se encuentra el Museo Provincial, un paseo por la historia de la ciudad ubicado en el edificio de García Flórez del siglo XIII. En su interior podremos ver el despacho del Almirante Méndez Núñez y la cámara de la fragata Numancia.

Museo de PontevedraLa plaza de las Cinco Ruas, presidida por uno de los cruceiros más famosos de la ciudad, recibe este nombre porque en ella confluyen cinco calles. En uno de sus edificios vivió Valle-Inclán.

Sin embargo el Monumento al escritor gallego se encuentra en la plaza de Méndez Núñez, pues este era su lugar preferido para las tertulias.

Monumento a Valle-Inclán

IMG_6381Otra de las plazas más bonitas es la Teucro, dedicada al fundador de Pontevedra, según la leyenda.. Es una plaza sencilla pero rodeada de casas señoriales de los siglos XVI y XVIII

  Rodeada por magníficos edificos y soportales de la edad media se encuentra la Plaza de Curros Enríquez. Una fuente del XIX completa la escena

IMG_6383

Plaza de España, donde se encuentra el Ayuntamiento y la Diputación.

Ayuntamiento de Pontevedra

Plaza de España

Majestuosa es la Plaza de la Herrería. Cruce de caminantes, encuentro para sus habitantes. En esta gran plaza se encuentra el Convento de San Francisco y los jardines de San Pedro. Edificios de todas las épocas que ha vivido Pontevedra

Plaza de la HerreríaPlazsa de la Herrería

 Hasta el infinito y más allá,

Pontevedra en mi corazón vive ya.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Instagram

Anuncios

El valor de la anchoa

San FilippoHoy veremos la importancia de leer el etiquetado para estar seguro que no nos dan gato por liebre, o anchoa por anchoita. Y descubriremos que el mito de anchoa grande igual a buena calidad, es falso.

Nos recibe Nacho Sanfilippo en la nueva casa conservera de Santoña sanfilippo. Una conservera que sus antepasados fundaron en 1896.

Con la ayuda del chef Joseba Guijarro nos explicará el origen de la anchoa, su manipulación, conservación y envasado hasta conseguir un producto autóctono, único y de exquisito sabor.

Todo comienza en el siglo XIX cuando los caladeros de anchoa italianos empezaron a disminuir. Buscando otras aguas llegan al Cantábrico, es invierno y las anchoas que allí encuentran son excesivamente grandes y no sirven para conserva en salazón. Continúan viaje y al volver en primavera lo intentan de nuevo. Ante sus sorprendidos ojos aquellas anchoas que ahora pescan son del todo perfectas. Repletas de huevas y por ello muy delgadas. La grasa impide la penetrancia de la sal, por eso una anchoa grande y grasienta no tendrá nunca el sabor impreso que aporta el salazón. Nunca será una anchoa exquisita ni de calidad.

Es la Engraulis Encrasicolus, o anchoa Europea, ahora más común en el Cantábrico y la catalogada como de mayor calidad. Que poco tiene que ver con la Engraulis Anchoita propia de los caladeros de Uruguay, Argentina o Brasil. Su espina es tan suave que puede masticarse e ingerirse  sin problema de atragantamiento. Y su carne es sabrosa y delicada. Aunque para conseguir un sabor excelente es muy importante todo el proceso de salazón, conservación, manipulación y envasado.

Las anchoas se preparan cuidadosamente en latas cilíndricas, se cubren con un papel  y se dejan entre seis meses y dos años en salmuera.   San Filippo

salazon anchoa

  Transcurrido ese tiempo (a mayor tiempo en salazón mejor sabor) se van sacando una a una de la lata en salmuera y se hace el primer limpiado y recorte. A partir de aquí se pueden enlatar o bien en salazón, pues hay clientes que así las demandan y es el método tradicional italiano. San FilippoO se procede al “sobao” típico de Santoña. Para ello primero se aclaran y se escurren o retuercen con la ayuda de un trapo.

El propio Joseba nos hace la muestra.

Joseba GuijarroSe abren después a la jeta, esto es para que la parte de atrás  no se rompa, y se recortan la cola, la cabeza y  los bordes de la anchoa. Se arranca bien la zona de espinas que puede servir para freír y tomar un aperitivo exótico que no dejará indiferente a nadie. Además según nos contaron las espinas de la anchoa tienen más calcio que el yogur.

(De la anchoa como del cerdo, se aprovecha todo)

Espinas de anchoa Espianas de anchoa fritas

 

 

 

 

 

 

Y se procede al “sobao”, limpiando el pescado con mimo y mucho cuidado de pequeñas espinas, piel y sal y  utilizando la ayuda de un paño si fuera necesario.

Para el envasado final se utiliza o bien un aceite de oliva muy refinado (es el que utiliza sanfilippo)  o aceite de girasol. Esto es porque el sabor que tendría un aromático aceite de oliva mermaría el auténtico sabor de la anchoa. Joseba lo definió como una lucha de titanes. Además el aceite refinado no coagula al mantenerlas en frío. Será al abrir la lata cuando podremos emplatar las anchoas con un buen aceite de oliva.

San Filippo

Sanfilippo es la primera conservera que marca su PVP en las latas para evitar que las distribuidoras carguen de más el producto. Además indican que es anchoa del Cantábrico y pescada en primavera. Para que no quepa la menor duda del origen y de la perfecta temporada de pesca. Etiquetado San Filippo Su caducidad una vez enlatada es larga pero siempre es recomendable comerlas cuanto antes, además son irresistibles… Nacho nos cuenta como sus antepasados llegaron a Santoña como encargados de las conserveras de Santoña del siglo XIX. Ellos tenían el saber y buen hacer de las conserveras italianas. Al tiempo pasan a ser proveedores de las empresas para las que habían trabajado ya que vendían mucha salazón para Italia. Desde entonces, su empresa es una de las mejores en salazón y filetes de anchoa. Joseba asegura que hay muy buenas conserveras en Santoña y en la comarca, pero que San Filippo es otra liga.

Al conocer de primera mano todo el proceso de manipulación o sobado de anchoas y el cuidado y mimo con que cada una es tratada en San Filippo, apreciaremos mucho mejor su sabor y sus matices.

 La visita finaliza con una cata de anchoa en diferentes versiones. Salazón, aceite de oliva o aceite refinado.

Echamos de menos un poco de mantequilla para acompañar al pan. Ese bocata de anchoas de mi infancia. Nacho asegura que tanto la mantequilla como los quesos maridan a la perfección con la anchoa porque le aportan la grasa láctea justa y necesaria.

Toda una experiencia, más allá de la gastronómica.

Duda frecuente:

Anchoa, bocarte y boquerón,

lo mismo son.

Una vez más en Cantabria, la historia, la cultura y la gastronomía van de la mano.

Más info: SanFilippo Turismo de Cantabria   Instagram

Pepe Solla o el rostro de la Felicidad

Dicen que Las personas que disfrutamos con la gastronomía somos un poco más felices que aquellas para las que comer es la mera obligación de alimentarse.  Pepe Solla (estrella michelín) les dedica además uno de sus menús degustación.

El Menú de la Felicidad que tuve la suerte de probar hace unas semanas en su restaurante de Pontevedra y además rodeada por esos amigos que tienen de especial el hecho de serlo de toda la vida.

Piedras que se comen, aceitunas rellenas camarones crujientes, bocata de molusco y el huevo que no es, fueron nuestro aperitivo. Excelente presentación, sencilla pero elaborada y cuidada a la vez.

Laconcita pibil de nabo. Lubina sobre puré de tubérculos, ensalada y ajada. Costilla ibérica con tirabeques y cachelos. El sabor de Galicia, la tradición y la vanguardia van de la mano al compás que marca  Solla.

Menú Degustación Pepe SollaSelección de quesos gallegos, cítricos antes del postre, y ese Soufllé Tradicional Solla..

Soufflé SollaSi especatacular es la concina de Solla, no menos lo es el trato. Él mismo se ocupa de todas las mesas, de sus clientes, uno a uno.

Pepe Solla Con mimo y entrega.

Pepe Solla va dejando un poquito de su sonrisa en cada una de las mesas de su siempre lleno restaurante en Poio.

Pepe Solla o el menú de la Felicidad

(Menú Degustación 61 € por persona, el vino y las bebidas van a parte)

 

 

 

 

 

Instagram

Campo de Criptana

Si el Quijote comienza con el famoso “En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…” y por cuyos detalles y descripciones parece tratarse de Alcázar de San Juan, parece ser que fue en Criptana donde a nuestro hidalgo caballero se le aparecieron los gigantes, ya que era en esta comarca donde más molinos había en la época.

Capítulo VIII. El Quijote.

“En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como Don Quijote los vio, dijo a su escudero: la ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza. Aquellos que allí ves, respondió su amo, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que volteadas del viento hacen andar la piedra del molino.–“

Es en Campo de Criptana donde encontramos los tres  tipos de molinos del viento del siglo XVI que existen en la Península. Llegó a haber muchos, dicen que hasta 34 pero en la actualidad solo quedan diez y de estos, tres son del siglo XVI y conservan tanto su estructura original como su mecanismo (Molinos Burleta, Infanto y Sardinero) Fueron construidos siguiendo las pautas de los molinos holandeses. Desde 1978 son   Bienes de Interés Cultural. Están situados en La Sierra de los Molinos y el Cerro de la Paz, en lo alto del pueblo.

 

Recorrer el barrio morisco a los pies de los molinos es regresar al pasado. Cuando entre 1567 y 1571 llegaron a esta zona los moriscos tras la sublevación de las Apujarras.

De ahí que este barrio mantenga sus colores moriscos, el blanco y el añil.

Un encantador pueblo con gigantes, cuevas, callejuelas, plazas, escalinatas y una luz especial, a pesar de las nubes que decoraban aquel día el cielo.

Rincones y detalles en blanco y añil

La Ermita de la Virgen de la Paz se encuentra en el propio Cerro de la Paz. Desde allí el campo manchego se abre a nuestros ojos. La Ermita estuvo dedicada a San Cristóbal, el protector contra las pestes. Su planta es rectangular y de una sola nave. Cuando fui a fotografiarla, la noche había caído, así que tendré que volver..

Para comer Las Musas, con espectaculares vistas al pueblo y en la misma explanada de los molinos, perdón gigantes. Paletilla de cordero, cochinillo, chuletitas y como no, una degustación manchega en la que no pudieron faltar las migas con uvas, pisto,  gachas, quesos manchegos. Y una deliciosa selección de repostería manchega, dátiles con helado, leche frita..

Por la noche son muy agradables las cuevas de La Marcela, situadas en la parte baja de Las Musas.

Espero que este paseo por Criptana a 150 km de Madrid, os anime a visitarlo,  a soñar con gigantes a descubrir sus bellos rincones y saborear sus viandas.

  Para dormir: La Casa del Bachiller. Cerro de la Paz. Campo de Criptana Para comer. Las Musas. C/Barbero 3, 5 y 7. Campo de Criptana

Molino de Marea

                Los molinos, esos artefactos casi mágicos, que utilizan la fuerza del viento o del agua para moler. Forman parte del paisaje, la historia y la literatura de nuestro país.

Molino de Santa Olalla

Hoy veremos cómo funciona un “molino de marea” . Muy típocos en zonas de marisma y en las costas del norte de España, donde las mareas suben y bajan drásticamente y cuatro veces al día.

Panorámica Ecoparque de Trasmiera

Nos encontramos en el concejo de Arnuero y más concretamente en el Molino de Santa Olalla en el Ecoparque de Trasmiera.

molino de Santa Olalla

Un museo ubicado en la Cantabria Oriental y premiado como Destino Turístico Excelente Europeo.

marismas

Podremos reencontrarnos con la naturaleza, observar aves protegidas de marisma, pasear entre aguas e incluso caminar sobre ellas.

la foto 5

El molino del siglo XVIII, se ha recuperado para que no olvidemos la importancia social y económica que tuvo en una época, cuando fue recurso natural de estas tierras.

Isla

La visita al museo Molino de Santa Olalla comienza con un paseo entre marismas, donde el cielo se une con la tierra y su reflejo desorienta.

Marismas de Santoña

La belleza y la paz del entorno es capaz de dejarnos sin aliento, caminas mirando a todos lados, o sin mirar a ninguna parte.

Molino de Santa olalla

Continuamos con una explicación sobre la importancia económica y social que en estas tierras tuvieron los molinos de marea.

Gracias a ellos se molía el maiz que luego servía tanto para alimentar al ganado como a los habitantes de la zona.

la foto 3

La rehabilitación del molino se ha hecho a conciencia para que podamos comprender el funcionamiento del molino.

Una trampilla facilita el paso del agua que comienza a mover las ruedas, la zona acristalada permite que veamos y comprendamos mejor su funcionamiento.

Molino de marea

Molino de marea

Molino de Santa Olalla

Los molinos de marea son sello de identidad de estas tierras dominadas por el agua.

la foto 4

Arquitectura, naturaleza, historia, y gastronomía siempre de la mano en Cantabria Infinita.

Ecoparque de Trasmiera

Mas información en

Turismo de Cantabria

Ecoparque de Trasmiera

Instagram