Cata de Anchoas. Santoña

Anchoas de Santoña

Anchoas de Santoña

Una de las tradiciones adoptadas en mis veranos en Santoña es hacer cada año una cata de anchoas. Para ello compramos seis marcas que ya de por sí nos gustan mucho o son de nuestras favoritas, casi todos los años son las mismas, pero esto no significa que ganen siempre las mismas. Esto se debe a que la anchoa de Santoña es un producto muy natural, que se pesca durante la primavera y cuyo proceso de elaboración o “sobao” es a mano. De ahí que pueda haber variaciones de año en año, de costera en costera. Las marcas más renombradas han conseguido su fama por hacer siempre un trabajo equilibrado, meticuloso y muy laborioso, seleccionando además muy bien cada anchoa, cada bocarte.
Para nuestras catas partimos de la base que todas son excelentes, por lo que no solo es difícil la elección, sino que debemos ser muy exigentes en la misma.
La tarea es complicada, pero exquisita, muy divertida y sugerente.
Este año la valoración la hicimos entre 9 personas, todas de la “tierruca” .
Las conserveras elegidas en esta ocasión fueron, Carlanmar, Sanfilippo, Mingo, Angelachu, El Capricho y El Faro del Pescador.
Para que la cata fuera totalmente a ciegas pusimos el nombre de cada conservera escrita debajo del plato correspondiente. Luego numeramos cada plato del 1 al 6.
Nadie sabía a qué plato correspondía cada octavilla, y tampoco, salvo yo, conocían el nombre de las conserveras escogidas.
Fuimos degustando de plato en plato, por orden numérico y analizando cada bocado con criterio y tanta responsabilidad que parecía estuviéramos sobre el escenario de Madrid Fusión. De uno en uno íbamos dando nuestro punto de vista, las características de cada anchoa, consistencia, textura, salazón, “barbas” que así llamamos a las pequeñas espinas que si no están muy bien “sobadas” pueden quedar en los lomos, sabor final y retrogusto.
El tamaño y el color al ser todas excelentes eran muy parecidos entre ellas.
Y esta fue la conclusión, vuelvo a insistir en que se estaban valorando seis grandes entre las grandes.
Y para que la cata sea también ciega para vosotros, os voy a enumerar plato por plato, sin decir la conservera a la que se corresponde.

Plato 1- La encontramos poco salada, demasiado suave, perfecta para iniciar a alguien en el mundo de la anchoa. Solo una persona le encontró barbas. Pero todos estábamos de acuerdo en que la textura y la consistencia eran un 10. El retrogusto también fue calificado como diez.
Plato 2- Más salada que la anterior y por tanto menos suave. No tenían barbas pero la consistencia era más seca y algo dura. Sabrosa
Plato 3- Con muy buen aspecto pero bastante salada y algo seca. Alguien dijo que estaba dura pero que con mantequilla resultaría excelente. La probamos así y mejoró mucho. De hecho no hay nada mejor que un buen bocadillo de anchoas con mantequilla.
Plato 4- Alguien le encontró barbas. Pero en general estábamos de acuerdo en que estaba en su punto perfecto de sal y su textura era también perfecta, tierna y carnosa. El sabor final también resultó excelente para la mayoría.
Plato 5- Con las puntas recortadas presentaba un aspecto muy cuidado. Pero nos resultó saladita. Alguien le encontró alguna barba y nos resultó un punto dura.
Plato 6- De aspecto más fino pero gran sabor y muy buena consistencia y textura. Justo punto de salazón. También alguien protestó por las barbas, pero no fue la tónica general.

Terminada la cata fuimos sumando todas las puntuaciones.

Si os habéis quiedado con la curiosidad de saber quienes fueron las ganadoras desde nuestro modesto entender en esta casera cata de anchoas, os diré solamente las tres ganadoras, que no se correspondieron con las ganadoras del año pasado, aunque muchas se repetían.

Anchoa de Oro 2015 para El Faro del Pescador
Anchoa de Plata 2015 para Mingo
Anchoa de Bronce 2015 para Sanfilippo

¡Excelentes todas!

Si queréis saber más sobre la pesca de la anchoa y su proceso de manipulación y conserva pinchad AQUÍ.

 Santoña

Anuncios

Lastres y el Palacio de Luces

IMG_6524Preciosa villa marinera que entra directa al mar desde sus empedradas callejuelas. Sin duda ha sido uno de los pueblos más bonitos y curiosos que he descubierto en los últimos años.

IMG_6491Blindada por la naturaleza, con la Sierra del Sueve al sur y el Cantábrico al norte, Llastres es ejemplo de conservación y respeto a la historia heredada.

IMG_6555Os dejo detalles y fotografías de este maravilloso rincón de Asturias,  premio Príncipe de Asturias al pueblo ejemplar.

Santa María de Sábada

En lo alto se encuentra la Iglesia de Santa María de Sabada. Fue construida en el siglo XIII y es cofradía de pescadores.

imageLa Ermita del Buen Suceso, escondida entre escaleras en el barrio de los balleneros. Fue construida en el siglo XVI

IMG_6499La Torre del Reloj, cuyo origen se remonta al siglo XV, fue torre vigía de control sobre el puerto. Reconstruida en 1751 su reloj tiene una sola aguja y numeración romana.

Torre del RelojMe dediqué a subir y bajar por diferentes calles, soportales y escaleras. Sin rumbo, ávida por descubrir.

Llastres imageimageimageHasta llegar al puerto pesquero. Típico puerto del norte, está dividido en zona deportiva y zona pesquera.

IMG_6541

IMG_6516  IMG_6548 En una amplia explanada junto al puerto, es donde los pescadores tienen sus casetas, redes y artes de pesca. Hay un parking para coches y el restaurante La Rula.

imageEl día no podía ser más perfecto. Sol de julio y un increíble mar en calma que convertía el agua en color turquesa.

IMG_6508

Lastres

imageimageEn el bar del puerto tomamos unos bocartes antes de ir a visitar el MUJA, Museo del Jurásico de Asturias.

 Museo del Jurásico de Asturias

image

imageVistas de la costa asturiana llegando al MUJA

Y a los lados de la carretera… siempre hay un motivo para parar…

image

 Y de vuelta al hotel los acantilados y el faro de Luces. El faro más moderno de Asturias se encuentra en un  paraje con peligrosos acantilados.

image

imageNi una ola en un mar que más bien parecía balear.

image

image

Un maravilloso día termina de la mejor manera posible, El Hotel Relais & Chateau Palacio de Luces nos espera para descansar, no sin antes probar desde su restaurante el Balcón del Sueve, su menú gastronómico..

image

imageEl sol se despide iluminando antes la Sierra del Sueve que puede verse espléndida desde las cristaleras del restaurante…

image

imageDiez platos diez que podéis ver en mi perfil de Instagram @ViajaconNosotras

image

Bajo la tutela del Chef Ignacio García Canellada, la cocina asturiana se sofistica para sacar con elegancia lo mejor de sí misma.

image

imageY antes de terminar, un paseo por el Palacio de Luces. Un palacete rehabilitado y convertido en hotel.

image

imageLos jardines y exteriores del Palacio de Luces están dominados por la muralla del XVI y se dejan ver desde los enormes ventanales y cristaleras que rodean todo el hotel

image imageUna integración perfecta con la naturaleza y la historia.

imageimage

image

En el mismo jardín del hotel, una ermita corona la perfección

image

El Palacio de Luces está ubicado a dos kilómetros del faro y a dos kilómetros de Lastres, al sur la Sierra del Sueve, al norte el mar. Un enclave privilegiado en el corazón de Asturias.

image

imageimageY para los pequeños de la casa un mini golf en el jardín que a los grandes nos hará recordar la infancia…

imageEn la planta baja hay habitaciones con un pequeño jardín privado

image

Y dentro todo son detalles de bienvenida

imageimage

Para completar la estancia, el hotel cuenta con una zona de Spa, masajes, saunas y una piscina cubierta con salida directa al jardín, premio de arquitectura

image            image

El pequeño pueblo de Lluces rodea el palacio para dotarle del paseo perfecto. Asturias en miniatura.

image   image image Gracias Jose Carlos y Loli por vuestra hospitalidad y por   descubrir me un lugar único e inolvidable.

imagePincha AQUÍ para leer el artículo sobre El Palacio de Luces en The Luxonomist