Ruta DO Cigales

Iglesia de Santiago. Cigales Nunca me cansaré de decirlo ni de escribirlo. Conocer España es apasionante. Tenemos uno de los países más variados de Europa cuya riqueza cultural, histórica, artística, paisajista y gastronómica es muy difícil de superar. Por trabajo o por placer siempre estoy viajando y por lo tanto disfrutando. Me apasiona porque entiendo que es la mejor manera de aprender. Soy inquieta, curiosa y necesito estar permanentemente observando y preguntado. Por eso cuando la DO Cigales me convidó a descubrir los secretos de sus viñedos, no pude negarme.

imageLa Denominación de Origen Cigales es una de las principales productoras de vino de la provincia de Valladolid, pero también abarca algunos viñedos palentinos. Es conocida por su histórica producción de claretes, en los últimos años muy bien mejorados a excelentes rosados y algunas bodegas han apostado también por utilizar el tempranillo de esta tierra para elaborar extraordinarios y sofisticados vinos tintos.

image34 bodegas y más de 2000 hectáreas pertenecen al Consejo Regulador de Cigales, casi todas familiares. Y aquí se encuentra precisamente parte del encanto y el interés que esta zona despertó en mí.

imageEn tiempos medievales las familias de estas tierras cultivaban y producían sus vinos en pequeños lagares con la única ayuda de la viga romana, ahora la tecnología y el conocimiento de grandes enólogos participan en la elaboración de un vino que ya es conocido en gran parte del mundo. Sin embargo haciendo la Ruta de Cigales uno puede ver cómo eran aquellos antiguos lagares, que se han preservado gracias a iniciativas familiares y privadas  y en algunos casos gracias a las ayudas públicas, como la Bodega Aula de Interpretación de Mucientes.

imageDespués de entender cómo en el siglo XVI elaboraban los claretes, podremos visitar las más modernas y tecnológicas bodegas, donde la selección de uvas, mostos, maderas para barricas y todos los elementos que contribuyen a que un vino sea impecable, es de extremado cuidado.

imageLos viejos claretes prácticamente han desaparecido para dar paso a refrescantes y elaborados rosados. De las bodegas subterráneas se ha pasado a Bodegas Museo como la propia Bodega Museum en Cigales, del grupo riojano Barón de Ley. La diosa Vinea del escultor Victor Ochoa, protege sus viñedos. Museum apostó sin embargo desde el prinicipo por los vinos tintos de largo envejecimiento en barricas de roble francés y americano.

image

Bodega Museum

Ahora en plena vendimia del tempranillo, la garnacha o la tintorera, quiero aprovechar para alabar el trabajo bien hecho que tanto consejo Regulador como los propios bodegueros, familias y entorno, están haciendo en Cigales. Como es el caso de Museum pero también de Bodega La Legua (Fuensaldaña), pionera en vinos tintos de la zona que ya acumula varios premios y que al contrario que el resto de bodegas, ha incorporado los rosados en el último año.

image

Bodega La Legua

Otra bodega con encanto familiar es la Félix Salas, tres generaciones ya, elaborando excelentes caldos con numerosos reconocimientos nacionales en internacionales.

image

Bodega Félix Salas

O la Bodega Sinforiano, seis generraciones en la familia para revolucionar el mercado del vino desde la DO Cigales. (Mucientes)

image

Bodega Sinforiano

En Trigueros del Valle se encuentra la Bodega Lezcano-Lacalle que también ofrece al visitante catas, visita a la bodega y explicaciones. De esta bodega es el primer vino Gran Reserva de Cigales.

image

Bodega Lezcano-Lacalle

Pero la importancia de la Ruta del Vino Cigales es que  no se conforma con visitar antiguos lagares, modernas bodegas y viñedos. La ruta Cigales ofrece una importante concentración de castillos medievales como el de Fuensaldaña. Desde sus almenas podremos contemplar el paisaje castellano, la meseta, los viñedos y las antiguas bodegas cavadas bajo tierra.

imagePero también iglesias con historias y nombre propios que hicieron de nuestro arte la esencia de un siglo. Juan de Juni, Gregorio Fernández, Ana de Austria, Fray Antonio Alcalde, pertenecen a las historias de Cigales. La Catedral del Vino, imponente Iglesia de Santiago, ejercicio arquitectónico que nos lleva del Renacimiento hasta el Barroco, majestuosa y colosal, deseosa de compartir sus secretos con el viajante inquieto.

imageOtro capítulo, aquí a modo de índice, es la apicultura de la zona. Recomiendo la visita a la empresa apícola Montes de Valvení. Allí nos acercarán tanto a las abejas que les perderemos el miedo para transformalo en eterna admiración. Explicaciones claras y didácticas, entretenidas y apasionantes, que terminan con una cata de mieles, lavanda, milflores y miel del bosque. De todo ello os contaré más detalles próximamente.

imageLa Gastronomía es fundamental para acompañar un buen vino, y en tierras castellanas es de obligado cumplimiento. En el Mesón Cigales elaboran el lechazo en hornos de leña de encina. Calculan la temperatura correcta del horno metiendo el brazo durante 10 segundos que hay que aguantar. Entonces esta listo para recibir los cuartos de lechazo con agua y sal, donde poco a poco y durante dos horas se irá haciendo al calor de la leña.

imageSi queremos ir de pinchos en el Bar La Bodega encontraremos una gran selección de productos de la tierra con los que trabajan las tapas más curiosas como la cecina con cebolla caramelizada o el solomillo con pasas y salsa de piquillo, mostaza y miel. Y otras más tradicionales como la morcilla de Manja con arroz y cebolla o una de las mejores carilladas que me he comido en los últimos tiempos.

imageEn Fuensaldaña La Dama de la Motilla lleva más de 20 años haciendo cocina de mercado creativa y moderna. Y el auténtico pan de Valladolid, sin apenas levadura, que un panadero les hace todas las madrugadas.

imagePara dormir en la ruta recomiendo la Casa Rural La Casa del Valle en Trigueros. Una casa medieval con vistas al Castillo de Trigueros. Ideal para compartir en familia o con amigos.

imagePara los más sibaritas y exigentes en Valoria la Buena encontrarán la Hospedería El Concejo, cuyos propietarios lo son también de una de las mejores Bodegas de la zona y su restaurante es recomendado por su calidad, elaboración y creatividad de los platos, siempre utilizando productos de temporada y de la tierra.

Hospedería Concejo. Valeria La Buena

Hospedería El Concejo. Valeria La Buena

Un viaje completo y a tan solo a 5 kilómetros de Valladolid nos está esperando.

Os dejo el enlace de lo que escribí sobre Cigales en el Rincón de Carla de The Luxonomist. Con pan y vino se anda el camino.

image¿Conoces Cigales? Cuéntanos tu experiencia.

image  image

Una decepción llamada Mugaritz

imageViajamos hasta Guipúzcoa donde se concentra el mayor número de estrellas Michelin del mundo. Con la ilusión con la que un apasionado de la gastronomía y sus sensaciones planea estos viajes “gastros”, habíamos reservado en el calificado como 6º mejor restaurante del mundo. Dos estrellas desde el año 2005 y cuyo chef es considerado por las prensa gastronómica internacional como “el fenómeno gastronómico más importante en el panorama internacional de los últimos tiempos”. Con esta expectativa la excitación era máxima. En un centenario robledal, en la frontera de Rentería con Astigarraga y en un enclave privilegiado por su belleza, tranquilidad y verdor norteño, nos esperaba una noche de experiencias y sensaciones. Muga eta haritza en vascuence, el roble de la frontera en castellano.

Mugaritz.

Los criterios y opiniones gastronómicas son por definición subjetivas. No es mi intención describir uno por uno los 24 platos del menú. Es evidente que unos gustaron más que otros. Pero nuestra visita a Mugaritz, con tanta ilusión planeada, acabó siendo una triste decepción.

image
Llegamos a las ocho y media para poder visitar con calma lo que llaman la huerta y que cumple función de abastecimiento con hierbas, plantas y flores comestibles traídas de los rincones más curiosos del mundo. Convierte el espacio exterior al restaurante en un bonito jardín con parterres hechos con viejas vigas de madera. No era la primera vez que acudía a una huerta gastronómica, Fernando del Cerro o Santi Orts entre otros de los grandes ya me habían convidado antes a sus huertas, y aunque las comparaciones son odiosas, quizá por eso mi expectativa era otra. (Incluso llevaba en el bolso unas alpargatas que por supuesto no necesité). Tuve la sensación de que aquel paseo entre parterres era más bien una “marketiniana” puesta en escena.

image

Tampoco tuvimos la sensación de exclusividad en la visita a la cocina. Al igual que la huerta, cualquier persona que lo solicite puede hacerlo y aunque este hecho me parece muy bien, las explicaciones fueron frías. Cuando cualquier persona decide invertir en algo tan supuestamente especial busca precisamente eso. Sentirse especial.
Realmente se visita la entrada de la cocina desde donde uno puede apreciar el estrés y la concentración que reina entre los fogones más exigentes. Pero las explicaciones resultaron rápidas, frías e impersonales. Andoni Luis Aduriz aquella noche no estaba…

Mi hobbie es la cocina y por eso me tomo cada experiencia gastronómica como una master class. Los días previos los vivo con ansiedad y nerviosismo. La excitación va aumentando a medida que se acercan el momento. Y cuando éste llega una especie de aurea mágica en clave de sensaciones se apodera de mí. Quiero aprenderlo todo.

¿Qué espera alguien que con meses de antelación y muchísima ilusión reserva en un restaurante con estrellas Michelin?
Para empezar que el servicio sea impecable. A las nueve en punto estábamos sentados en nuestra mesa, mantel blanco y una original porcelana de un plato partido en tres. Sencillo, elegante, diferente.

image

Pedimos al sumiller la carta de vinos y sus recomendaciones en blancos. Y esperamos con la ansiedad, la curiosidad y la excitación propia del momento. Más de media hora después el vino blanco llegó a temperatura ambiente junto con el primer entrante. La espera se hizo larga, bien es cierto que estando en buena compañía las esperas se llevan mejor. Pero en un 2 estrellas Michelin los tiempos son fundamentales.

image
Y no es de recibo tardar media hora en servir un vino blanco, y que no llegue frío. Peor aún cuando la misma historia se repite en el siguiente caldo. En uno de los mejores restaurantes del mundo tampoco deberían esperar a que se reclame el vino para servirlo, como tuvimos que hacer en varias ocasiones.
La gastronomía no es sólo gusto, son los 5 sentidos los que se ponen en marcha para jugar al placer. Y el gusto es pareja de la vista, amigo del tacto, hermano del olfato, y muy querido por el oído.
Por eso cuando con cierta brusquedad pusieron ante mis ojos aquel ladrillo de madera con un pato que en su día fue en ella tallado, y cuyo hueco estaba ocupado por la piel del cuello de un pato como prolongación del dibujo, mi piel sintió un escalofrío. Imaginé al pato colocado en aquel hueco de madera esperando a ser degollado. La madera además estaba bastante estropeada por el uso. Fui incapaz de apreciar ninguna magia especial en aquel crujiente con sabor a menta. No quise sentirme derrotada tras este primer round, pero nunca olvidaré el sentimiento de decepción y la poca magia que me produjo aquel momento.

image

Experimentar la sensación de vivir una experiencia única y mágica es la seducción máxima en forma de aromas y sabores cuando un amante de la buena mesa acude a cualquiera de los grandes entre los grandes. Dejar que los 5 sentidos se vuelvan locos.
Hubo platos mejores y peores, insisto el mundo gastro es por definición subjetivo. Pero lo que si fue cierto es que en cada plato un camarero diferente hacía un resumen resumido de lo que comeríamos. Personalmente cuando hago el esfuerzo económico de acudir a uno de estos restaurantes top, lo hago porque como adicta a la cocina, me gusta experimentar pero también y sobre todo aprender. Por eso me parece fundamental la empatía con tu camarero de mesa. Una persona preparada que conoce el menú a la perfección, a quien puedes preguntar y con quien puedes comentar. Tampoco aquella noche en Mugaritz pude tener un enlace entre la cocina y el salón. 24 personas diferentes hacían esfuerzos por describir lo que presentaban. No se trata de cortar conversaciones ni de dar charlas interminables sobre cada plato, pero un mínimo de empatía y de explicación porque al menos yo y mis amigos aquella noche soñábamos con aprender. Cada duda la preguntaba y en alguna ocasión no me supieron responder. La decepción inicial se empezaba a convertir en rabia.

image

Nos gustaron cinco platos de los 24. (Insisto en la subjetividad en cuanto a sabores)

imageEl mejillón en tempura con hoja de hierbabuena, la anchoa cubierta por falso queso azul elaborado con pan inoculado en penicilina. Preciosa la presentación del primero en llegar. Anguila ahumada y crema de anguila recubierta por flores comestibles que equilibraban muy bien el ahumado. “Todo degenera en manos de los hombres” Jean-Jacques Rousseau en la mesa. Para comerlo un tenedor de azúcar representaba la decadencia veneciana del siglo XV, donde al parecer y según nos explicaron, se comía con cubiertos de azúcar para demostrar poderío. Y el lomo de salmonete con crema de bacalao y flores crujientes. Se agradecía algo realmente único, especial, armonioso en boca, perfecto punto de cocción y muy sabroso.

imageLas presentaciones y emplatados eran muy mejorables, con alguna excepción, pero   hubo momentos en los que incluso sentí que nos tomaban el pelo, como cuando nos pusieron una mini empanadilla a la que debíamos rociar una escasísima mantequilla de orégano que supuestamente estaba en un trocito de madera, y dentro el vacio, hueca. No en vano era denominada “empanadilla de viento”.

image

Las temperaturas tampoco estaban equilibradas, el cordero más bien frío y los tiempos de cocción dejaban mucho que desear sobre todo en un pequeño trozo de chuletón con salsa de praliné y flor de ajo. Nuestros “chuletones” no habían sido bien seleccionados, estaban muy duros, la carne muy hecha y los nervios complicaban el corte. La salsa de praliné era sin embargo excelente y junto a la flor de ajo eran lo que realmente aportaba el sabor a la carne.

image

Los postres comenzaron con un gran trozo de pan que contrastaba con una mínima porción de queso de cabra (nada del otro mundo). Cuatro postres más llegarían después, versión de tarta al whisky, crujiente con crema de limón y anís, un excelente polvorón de cacahuete y corte de helado bastante insípido y en forma de sándwich.

image

En conclusión y salvando los cinco platos que nos parecieron excelentes, los puntos de cocción pasados, los tiempos entre plato y planto no fueron uniformes y las presentaciones no estaban cuidadas. Todo en un 2 estrellas Michelin debe ser impecable, pues supuestamente todo se valora y se puntúa.

imageQuiero pensar que nuestra cena, con tanta emoción planeada, estuvo acompañada de la mala suerte, quizá la ausencia del chef… o quizá él ya nos lo había avisado… “Todo degenera en manos de los hombres”. La compañía un diez.

Cata de Anchoas. Santoña

Anchoas de Santoña

Anchoas de Santoña

Una de las tradiciones adoptadas en mis veranos en Santoña es hacer cada año una cata de anchoas. Para ello compramos seis marcas que ya de por sí nos gustan mucho o son de nuestras favoritas, casi todos los años son las mismas, pero esto no significa que ganen siempre las mismas. Esto se debe a que la anchoa de Santoña es un producto muy natural, que se pesca durante la primavera y cuyo proceso de elaboración o “sobao” es a mano. De ahí que pueda haber variaciones de año en año, de costera en costera. Las marcas más renombradas han conseguido su fama por hacer siempre un trabajo equilibrado, meticuloso y muy laborioso, seleccionando además muy bien cada anchoa, cada bocarte.
Para nuestras catas partimos de la base que todas son excelentes, por lo que no solo es difícil la elección, sino que debemos ser muy exigentes en la misma.
La tarea es complicada, pero exquisita, muy divertida y sugerente.
Este año la valoración la hicimos entre 9 personas, todas de la “tierruca” .
Las conserveras elegidas en esta ocasión fueron, Carlanmar, Sanfilippo, Mingo, Angelachu, El Capricho y El Faro del Pescador.
Para que la cata fuera totalmente a ciegas pusimos el nombre de cada conservera escrita debajo del plato correspondiente. Luego numeramos cada plato del 1 al 6.
Nadie sabía a qué plato correspondía cada octavilla, y tampoco, salvo yo, conocían el nombre de las conserveras escogidas.
Fuimos degustando de plato en plato, por orden numérico y analizando cada bocado con criterio y tanta responsabilidad que parecía estuviéramos sobre el escenario de Madrid Fusión. De uno en uno íbamos dando nuestro punto de vista, las características de cada anchoa, consistencia, textura, salazón, “barbas” que así llamamos a las pequeñas espinas que si no están muy bien “sobadas” pueden quedar en los lomos, sabor final y retrogusto.
El tamaño y el color al ser todas excelentes eran muy parecidos entre ellas.
Y esta fue la conclusión, vuelvo a insistir en que se estaban valorando seis grandes entre las grandes.
Y para que la cata sea también ciega para vosotros, os voy a enumerar plato por plato, sin decir la conservera a la que se corresponde.

Plato 1- La encontramos poco salada, demasiado suave, perfecta para iniciar a alguien en el mundo de la anchoa. Solo una persona le encontró barbas. Pero todos estábamos de acuerdo en que la textura y la consistencia eran un 10. El retrogusto también fue calificado como diez.
Plato 2- Más salada que la anterior y por tanto menos suave. No tenían barbas pero la consistencia era más seca y algo dura. Sabrosa
Plato 3- Con muy buen aspecto pero bastante salada y algo seca. Alguien dijo que estaba dura pero que con mantequilla resultaría excelente. La probamos así y mejoró mucho. De hecho no hay nada mejor que un buen bocadillo de anchoas con mantequilla.
Plato 4- Alguien le encontró barbas. Pero en general estábamos de acuerdo en que estaba en su punto perfecto de sal y su textura era también perfecta, tierna y carnosa. El sabor final también resultó excelente para la mayoría.
Plato 5- Con las puntas recortadas presentaba un aspecto muy cuidado. Pero nos resultó saladita. Alguien le encontró alguna barba y nos resultó un punto dura.
Plato 6- De aspecto más fino pero gran sabor y muy buena consistencia y textura. Justo punto de salazón. También alguien protestó por las barbas, pero no fue la tónica general.

Terminada la cata fuimos sumando todas las puntuaciones.

Si os habéis quiedado con la curiosidad de saber quienes fueron las ganadoras desde nuestro modesto entender en esta casera cata de anchoas, os diré solamente las tres ganadoras, que no se correspondieron con las ganadoras del año pasado, aunque muchas se repetían.

Anchoa de Oro 2015 para El Faro del Pescador
Anchoa de Plata 2015 para Mingo
Anchoa de Bronce 2015 para Sanfilippo

¡Excelentes todas!

Si queréis saber más sobre la pesca de la anchoa y su proceso de manipulación y conserva pinchad AQUÍ.

 Santoña

Lastres y el Palacio de Luces

IMG_6524Preciosa villa marinera que entra directa al mar desde sus empedradas callejuelas. Sin duda ha sido uno de los pueblos más bonitos y curiosos que he descubierto en los últimos años.

IMG_6491Blindada por la naturaleza, con la Sierra del Sueve al sur y el Cantábrico al norte, Llastres es ejemplo de conservación y respeto a la historia heredada.

IMG_6555Os dejo detalles y fotografías de este maravilloso rincón de Asturias,  premio Príncipe de Asturias al pueblo ejemplar.

Santa María de Sábada

En lo alto se encuentra la Iglesia de Santa María de Sabada. Fue construida en el siglo XIII y es cofradía de pescadores.

imageLa Ermita del Buen Suceso, escondida entre escaleras en el barrio de los balleneros. Fue construida en el siglo XVI

IMG_6499La Torre del Reloj, cuyo origen se remonta al siglo XV, fue torre vigía de control sobre el puerto. Reconstruida en 1751 su reloj tiene una sola aguja y numeración romana.

Torre del RelojMe dediqué a subir y bajar por diferentes calles, soportales y escaleras. Sin rumbo, ávida por descubrir.

Llastres imageimageimageHasta llegar al puerto pesquero. Típico puerto del norte, está dividido en zona deportiva y zona pesquera.

IMG_6541

IMG_6516  IMG_6548 En una amplia explanada junto al puerto, es donde los pescadores tienen sus casetas, redes y artes de pesca. Hay un parking para coches y el restaurante La Rula.

imageEl día no podía ser más perfecto. Sol de julio y un increíble mar en calma que convertía el agua en color turquesa.

IMG_6508

Lastres

imageimageEn el bar del puerto tomamos unos bocartes antes de ir a visitar el MUJA, Museo del Jurásico de Asturias.

 Museo del Jurásico de Asturias

image

imageVistas de la costa asturiana llegando al MUJA

Y a los lados de la carretera… siempre hay un motivo para parar…

image

 Y de vuelta al hotel los acantilados y el faro de Luces. El faro más moderno de Asturias se encuentra en un  paraje con peligrosos acantilados.

image

imageNi una ola en un mar que más bien parecía balear.

image

image

Un maravilloso día termina de la mejor manera posible, El Hotel Relais & Chateau Palacio de Luces nos espera para descansar, no sin antes probar desde su restaurante el Balcón del Sueve, su menú gastronómico..

image

imageEl sol se despide iluminando antes la Sierra del Sueve que puede verse espléndida desde las cristaleras del restaurante…

image

imageDiez platos diez que podéis ver en mi perfil de Instagram @ViajaconNosotras

image

Bajo la tutela del Chef Ignacio García Canellada, la cocina asturiana se sofistica para sacar con elegancia lo mejor de sí misma.

image

imageY antes de terminar, un paseo por el Palacio de Luces. Un palacete rehabilitado y convertido en hotel.

image

imageLos jardines y exteriores del Palacio de Luces están dominados por la muralla del XVI y se dejan ver desde los enormes ventanales y cristaleras que rodean todo el hotel

image imageUna integración perfecta con la naturaleza y la historia.

imageimage

image

En el mismo jardín del hotel, una ermita corona la perfección

image

El Palacio de Luces está ubicado a dos kilómetros del faro y a dos kilómetros de Lastres, al sur la Sierra del Sueve, al norte el mar. Un enclave privilegiado en el corazón de Asturias.

image

imageimageY para los pequeños de la casa un mini golf en el jardín que a los grandes nos hará recordar la infancia…

imageEn la planta baja hay habitaciones con un pequeño jardín privado

image

Y dentro todo son detalles de bienvenida

imageimage

Para completar la estancia, el hotel cuenta con una zona de Spa, masajes, saunas y una piscina cubierta con salida directa al jardín, premio de arquitectura

image            image

El pequeño pueblo de Lluces rodea el palacio para dotarle del paseo perfecto. Asturias en miniatura.

image   image image Gracias Jose Carlos y Loli por vuestra hospitalidad y por   descubrir me un lugar único e inolvidable.

imagePincha AQUÍ para leer el artículo sobre El Palacio de Luces en The Luxonomist

Ermita de Santa Marina

Ermita de Santa MarinaLa Ermita de Santa Marina apareció en el Ipad mientras buscaba imágenes de mi tierruca.
En mi vocación vacacional, promovida y jaleada por la curiosidad que me caracteriza, miraba fotografías de Cantabria para visitar nuevos rincones en los días que se me presentan.
Fue así como en una imagen de Instagram apareció esta pequeña pero singular ermita.
El pino que crece sobre su campanario llamó inmediatamente mi atención.
Luego miré el nombre del fotógrafo @d3ndro y a continuación el lugar donde encontrarla. A penas 96 kilómetros desde Santoña por la cómoda autovía del Cantábrico, en el Parque Natural de Oyambre y muy cerca de uno de los pueblos más bonitos y peculiares de mi Cantabria Infinita: San Vicente de la Barquera.
Cogí el coche y una buena compañía, mi querido sobrino Patricio y en poco más de una hora habíamos llegado.
La ilusión de coleccionar esa fotografía se vino abajo cuando vimos que un coche había aparcado frente a ella, pudiendo elegir aparcamiento a discreción. Ya que la ermita está junto a un campo de golf de reciente creación, fuimos a tomar algo con la esperanza de que mientras tanto retiraran el coche.

imageNo hubo suerte, así que posamos como si de un precioso coche clásico se tratara.
La Ermita perteneció al mayorazgo de la familia Ceballos y los santiagueros pasan frente a ella pues es Camino de Santiago en su ruta Norte.
Data del siglo XVII y en su fachada tiene un blasón y dos inscripciones. El blasón original es el de la familia Ceballos, cuyo lema era, Es ardid de caballeros, ceballos para vencellos.

image
Sobre el mismo, y en 1891 la viuda de Marcos Mata y Cast..(..)colocó la segunda inscripción en mármol blanco en memoria de su esposo. Algunos ancianos del lugar cuentan que la leyenda adjudica a la viuda la autoría de colocar la semilla de pino en el campanario en recuerdo eterno a su esposo. Lo cierto es que nadie sabe cómo llegó la semilla del pino hasta lo alto del campanario pero los ancianos del lugar siempre lo recuerdan del mismo tamaño…

image
A pesar de encontrarse esta singular ermita en pleno Camino de Santiago y de ser además la única Ermita del Camino en las calles de un Campo de Golf, a pesar de la singularidad que le da el pino del campanario y de datar del siglo XVII, la Ermita de Santa Marina se encuentra bastante destruida. Una verdadera pena, acaso ¿ solo los intereses políticos y económicos mueven el mundo? El Ayuntamiento correspondiente permitió la construcción de un campo de golf privado pero no obligó a la empresa a rehabilitar y preservar la ermita…

Wellcome to Spain y feliz agosto.

El huevo o la gallina. Una cata y tres huevos

La eterna pregunta, ¿qué fue antes el huevo o la gallina? sigue sin respuesta. (Personalmente creo que la gallina)

Si bien la gallina en pepitoria es un gran manjar y muy español, para mí donde haya unos buenos huevos fritos que se aparte el resto.

Las migas con huevos fritos son nuestro desayuno de domingo, ese momento especial de la semana que mis hijos recordarán siempre. Pero lo que en casa no se cumple es aquello de “cuando seas padre comerás huevos”. Un manjar exquisito que puede alcanzar cotas de satisfacción extremas si tenemos la ocasión de preparar unos buenos huevos fritos con puntilla y de gallina de corral.

Un amigo tiene uno de esos corrales caseros donde las gallinas andas sueltas y alocadas, comiendo los restos del día. Cada mañana las inquietas ponedoras deleitan a mi amigo con un número siempre caprichoso de huevos.

Además tengo la suerte de poder comprar huevos de corral ecológico en una granja de Mijares de pollina. Una gallina más pequeña y en consecuencia ponedora de huevos pequeños pero muy sabrosos.

Han coincidido en casa los dos tipos de huevos y me he animado a preparar una “cata” para compararlos con huevos comerciales, los que habitualmente compramos.

Este fue el resultado.

imageVeamos los diferentes tamaños. El primero por la izquierda es el huevo comercial. Muy redondo y perfecto. En medio uno de los huevos procedentes del corral salvaje de mi amigo. De color blanco, aunque el color es caprichoso y no tiene nada que ver con el sabor, y de forma más estrecha y alargada. El de menor tamaño es obviamente el huevo de pollina de Mijares (Ávila).

imageEl siguiente paso es abrirlo y ver que esconde. El huevo comercial tiene la cáscara más blanda y se rompe con mayor facilidad. La yema es naranja y la película que la recubre es también bastante fina. La clara es prácticamente líquida, sin grumos ni imperfecciones.

imageEl huevo de corral salvaje tiene una cáscara notablemente más dura. La yema es muy espesa, densa y con grumos blanquecinos. La gran diferencia se encuentra sin embargo en la yema de color amarillo.

imageEl pequeño huevo de pollina también tiene la cáscara fuerte y la clara espesa, pero la yema es anaranjada, ya que las pollinas de Mijares se alimentan con el pienso reglamentario y cumplen todos los controles sanitarios obligatorios. Pero su sabor es prácticamente igual de intenso que el de corral salvaje.

image

Aquí vemos los tres vasos juntos. La yema del huevo comercial se ha roto con apenas el leve movimiento de cambiarlo de lugar ya que la capa que protege la yema es más frágil. También podemos apreciar los diferentes colores de las yemas y la densidad de las claras.

image

Y como no podía ser de otra manera acabaron en la sartén. El huevo comercial no aparece en la fotografía porque no cabían los tres, pero su clara se esparce por el aceite y hay que tenerlo bien caliente para que cuaje cuánto antes y no se endurezca la yema. En la foto vemos el huevo amarillo de corral y el pequeño de pollina, sus claras cuajan al instante permitiendo que podamos conseguir las puntillas con mayor rapidez y por consiguiente que la yema se quede bien crudita…

imageCiertamente los huevos comerciales nos chiflan a todos y son los que habitualmente tenemos a nuestra disposición. Pero si tenéis posibilidad de conseguir de vez en cuando huevos de corral, incluso los de corral legalizados, esta claro que merecen la pena…

Os dejo un post que escribí este otoño sobre una granja ecológica que hay en Anero (Cantabria) desde donde envían sus deliciosos huevos a toda España…

Y ya sabéis, no esperéis a ser padres para comer huevos.

Apellidos Vascos y alguno más

imageimageEuskal Telebista ha tenido la genial iniciativa de lanzar un programa en el que analizan la historia a través de las vascongadas de personas vinculadas con su tierra. Fui invitada a participar y la experiencia no pudo ser mejor. Hoy os dejo el programa ya emitido y algunas imágenes de la emisión.

imageHubo muchas sorpresas que viví en primera persona durante el rodaje del programa, como cuando en la Pastelería Arrese me reencontré con Dorita, la dependienta que durante 37 años trabajó con nosotros y me enseñaba a preparar cajas de trufas, paquetes de bombones e incluso me dejaba cobrar a los clientes. La última vez que la vi fue en la celebración del 160 aniversario de Arrese…Pero reviví aquellos años de infancia…

imageTambién tuve otras sorpresas cuando viendo el programa vi a mi madre y a mi abuela hablando de mi y leyendo uno de los cuentos que me contaba cuando era pequeña… y recordando más sorpresas…

image

imageY nos muestran fotografías familiares…

imageimage

En el mítico Iruña recordé junto a Olga Zabalgogeaskoa alguna trastada y hablé de mi línea cosmética Carla Bulgaria Roses Beauty. Y brindamos con Txakoli.

imageMaría Elorriaga propietaria de MatxiGlass, nuestro punto de venta en Bilbao también tuvo unas palabras como amiga y cliente…

imageY además hubo un buen y apasionante  repaso a mis apellidos vascos en el Archivo Histórico…

Origen de la familia Arrese, de los Urrestarazu,  las dotes de boda y muchas más sorpresas…

imageimageEl programa termina en la inauguración de la primera exposición en solitario de mi hermana Guillermina en El Lienzo Azul…

image Quiero aprovechar este post para agradecer a Olga y a todo el equipo de Todos los Apellidos Vascos por su amabilidad y paciencia conmigo. Fue un verdadero placer conoceros y tener la oportunidad de trabajar con vosotros. Me lo hicisteis fácil, ameno y muy divertido.

¡Gracias!

image

PINCHA AQUÍ PARA VER EL PROGRAMA ENTERO

image